¿Los seis mitos del SIMCE?

Publicado: junio 18, 2010 en Críticas

Educación 2020 es un movimiento que ha ido tomando fuerzas desde su nacimiento a fines del 2008. Quizás sea su discurso de acabar con los rodeos teóricos y políticos y comenzar a realizar medidas prácticas lo que ha atraído la atención de tanta gente. Personalmente, adhiero a su causa, aunque no siempre estoy de acuerdo con sus medidas.

Hace unas semanas publicaron en su página web un artículo a propósito de los recientes resultados de la prueba SIMCE 2009. Dentro de este artículo enumera seis “mitos” sobre la prueba, los cuales intenta desmentir. Fue este mismo artículo el que me motivó a abrir este blog, pues discrepo con varios de estos mitos, y de alguna forma necesitaba decirlo. A continuación muestro los mitos y su discusión. Juzgue usted mismo.


Mito 1: Malos resultados son consecuencia de un mal entorno familiar.

Respuesta E2020: Falso. Esto acaba estigmatizando y condenando a los niños de bajos recursos. El rol del sistema educativo es, precisamente, romper con las desigualdades de cuna. Hay escuelas donde el 90% de los alumnos es vulnerable y logran 300 puntos en el Simce. Es decir, sí se puede.

La evidencia empírica demuestra que hay una correlación importante entre la vulnerabilidad de los niños y los resultados SIMCE. Se puede ver claramente que a mayor vulnerabilidad, peores resultados. Lo más interesante es que no es que los establecimientos más vulnerables consigan menores resultados, pues la dispersión es muy alta en los estratos más pobres. Más bien son los resultados de los establecimientos menos vulnerables los que se concentran en puntajes altos. En otras palabras, los niños de clases sociales altas están en ventaja, pues tienen muy pocas probabilidades de sacar malos resultados.
¡Claro que se puede y que hay establecimientos pobres con altos puntajes! Pero desconocer esta realidad no ayuda a desestigmatizar, sino al contrario, evita entender que son los niños más vulnerables son aquellos que necesitan un mayor esfuerzo por parte del sistema educativo, y que este esfuerzo ya ha dado frutos en algunas escuelas del país.


Mito 2: Escuelas particulares subvencionadas son mejores que las municipales.
Respuesta E2020: Falso. Si dos escuelas, una particular subvencionada y otra municipal, tienen niveles iguales de vulnerabilidad, no hay diferencia por dependencia. Incluso, hay escuelas municipales que lo hacen mejor que las subvencionadas en contextos de alta vulnerabilidad.

Debo admitir que en principio pensé que E2020 se equivocaba. Sorprendentemente en el grupo de establecimientos más vulnerables los establecimientos municipales consiguen resultados considerablemente más altos que los particulares subvencionados. Sin embargo, para el resto de los grupos se muestran resultados algo más bajos en los municipales. No es correcto decir que no hay diferencia entre las dependencias. Para los grupos A y C sí las hay, y son importantes.


Mito 3: El Simce nos permite tener una fotografía de la calidad de la educación que entrega un establecimiento.
Respuesta E2020: Falso. El Simce es una prueba que mide el estado actual sólo si se compara con la trayectoria pasada. Así, es más importante como han sido los resultados en los últimos cinco años que sólo la cifra actual. Un colegio con 250 puntos tiene “un mal Simce” si anualmente baja 15 puntos, y un colegio con 200 puntos tiene un “buen Simce” si todos los años aumenta en 15 puntos, porque es la trayectoria lo relevante.

Están equivocados amigos míos. Cualquier evaluación de aprendizajes se puede leer de muchas maneras, pero SIMCE principalmente usa dos. La primera, tal como ustedes dicen, es ver la evolución de los puntajes. Existe en las bases públicas una variable que indica si el crecimiento o decrecimiento del puntaje de un colegio es estadísticamente significativo. Sin embargo, también es importante ver si los resultados son mejores o peores que los de otras escuelas similares, es decir, del mismo GSE y bajo la misma dependencia administrativa. La calidad de la escuela siempre es comparativa, pero no sólo consigo misma en el tiempo, sino también con las otras en el presente.


Mito 4: El Simce mide la calidad de las escuelas y liceos.
Falso. Es una prueba que mide sólo la calidad de los aprendizajes y no considera otras variables como infraestructura del colegio, calidad de la gestión escolar, el liderazgo del director o el nivel de perfeccionamiento de los profesores, por lo que sólo es un indicador parcial de la calidad de las escuelas y liceos. Además, para elegir un colegio, hay que tomar como referencia el puntaje Simce, pero también considerar la convivencia escolar, disciplina y el proyecto educativo.

Absolutamente de acuerdo. Es importante entender que los aprendizajes son sólo un indicador de muchos de la calidad de un establecimiento, sobre todo en una sociedad como la chilena, en la que la escuela ha pasado a ser un segundo hogar para los niños y el mercado laboral exige además de conocimientos buenas habilidades sociales. No sacamos nada teniendo habilidades cognitivas de alto nivel si no van acompañadas de impecables habilidades disciplinarias y sociales.


Mito 5: Exijo saber el puntaje Simce de mi hijo

Respuesta E2020: Falso. El puntaje Simce es un indicador del nivel del curso donde está el niño. La prueba Simce no es posible desagregarla por alumno, porque cuando se lleva a cabo a cada curso se le aplican tres pruebas distintas a tres grupos de alumnos distintos y el puntaje es el resultado de la sumatoria de estos tres grupos. Así, el Simce entrega un puntaje que agrega a todos los alumnos a través de un promedio.

Primero que nada, me gustaría saber quien diablos escribió este mito. ¿Es eso un mito? Más bien parece un imperativo. ¿Puede un imperativo ser verdadero o falso? Fuera de eso… ¿Hablan en serio? ¡Esa respuesta es una vil mentira!
Los puntajes por alumno sí existen, sólo que no son públicos, y sólo pueden ser utilizados con fines de investigación, previa aprobación del SIMCE. Además son confidenciales, y para los investigadores los alumnos no están identificados por sus nombres.
Por otro lado, se aplican tres pruebas distintas, pero no por eso no son comparables. Sólo son tres formas de la misma prueba (medida utilizada recurrentemente por profesores para evitar la copia) y el puntaje por establecimiento es un promedio simple de los puntajes de cada alumno que rindió la prueba. De hecho, los niveles de logro son individuales, y se determinan según un rango de puntajes en el que cada alumno es categorizado.


Mito 6: Desde este año el Simce será público

Falso. El Simce se aplica desde el año 1997 e inicialmente la prueba era rendida alternadamente por los alumnos de 4º básico, 8º básico y 2 Medio. Desde el año 2006 se evalúa a todos años a los niños de 4º básico y alternadamente a los de 8º básico y 2 Medio.
Los resultados del Simce siempre han sido públicos y están disponibles en www.simce.cl. Además todos los colegios son informados de su puntaje, por lo que el apoderado puede pedir dicha información.

Es verdad que los resultados siempre han sido públicos, pero creo que aquí hay una confusión. Al menos lo que yo entendí en el discurso del 21 de Mayo es que pretenden informar los resultados individuales de los niños (¡que sí existen!) a los padres y apoderados. Sólo espero que no se les ocurra hacerlos públicos, sino que los envíen en sobres sellados mediante correo certificado, de manera de evitar la selección por parte de las escuelas.
De todas maneras, dudo mucho de que esta medida sirva de algo, pero de eso ya hablaré en otro momento.

 

Anuncios
comentarios
  1. monica gonzalez dice:

    hola soy monica , resulta que a mi hijo no le ha ido muy bien en el coleguio mi pregunta es ¿ se le puede pedir a un niño que no rinda la prueba simce o no??

  2. jorge dice:

    estuve en un colegio en que los alumnos no se motivaban con el simce dado que no se identificaban con el sistema educativo y lo boicotearon, , eso implica una actitud critica al sistema , apoyado ademas porque el simce no significa nada para el alumno que lo rinde, sino se usa como referente comercial y marquetero, doble razón para rechazarlo. bajo la actual mirada eso significaría que el el establecimiento ha de ser sancionado, por no enrielarse a las políticas estandarizan tes educativas del Estado.

  3. jidiaz dice:

    Estimado, muy interesante su entrada, felicitaciones y mucho éxito con esta empresa, ojalá siga dando frutos y continuamos con buen contenido.

    Saludos

  4. Estimado Javier
    Agradecemos los comentarios que has hecho a nuestra opinión, pues se ve que ha habido un gran trabajo de tu parte y permite profundizar varios de los puntos que hemos expuesto. Lamentablemente el espacio en la prensa es reducido y no es posible entrar con muchos detalles, así es que te contamos que estamos muy de acuerdo con tus comentarios sobre el mito 1, 2, 3 y 4, y que por razones editoriales no hemos podido explicar eso que has especificado.
    Sobre el mito 5 es necesario aclarar algo. Efectivamente existe un puntaje por alumno que no es público, pero ejemplificaré para explicar a lo que nos referimos (ejemplo que nos los dio la gente del ministerio): si se quiere saber si un niño sabe o no operar fracciones, necesito hacerle, por ejemplo, 20 preguntas de fracciones. Lamentablemente, si hago esto con todas las materias, obtendrías una prueba con tantas preguntas que sería imposible aplicarla. Entonces, lo que se hace es repartir esas 20 preguntas en el curso (en distintas formas de la prueba), y así puedo saber si el curso domina o no la operatoria de fracciones. Sin embargo, si un niño tiene malas las 3 preguntas que le tocaron (o las 3 buenas), no puedo asegurar que el niño no sepa operar fracciones (o que sepa bien fracciones en el caso contrario). Efectivamente, existe un puntaje individual que se usa para muchos estudios y que está correlacionado con muchas otras variables, el mito 5 hace referencia a lo que te acabo de explicar, y lo que como puedes entender, es un poco complejo de poner en la prensa.
    En el mito 6 creo que efectivamente hay una confusión. Lo que nosotros tenemos entendido es que lo que se le hará llegar al apoderado es el resultado de la escuela (o a lo más del curso), justamente por la limitante que te comentamos en el mito 5. Si no fuera así, entonces estamos equivocados y tienes toda la razón.
    Manuel Sepúlveda
    Estudios, Educación 2020

  5. Pamela Ayala dice:

    Como bien dice Alex Diaz, haces un análisis parcelado de los datos, lo que te hace caer en algunas tautologías.

    Mito 1: Malos resultados son consecuencia de un mal entorno familiar.
    Hay elementos del entorno familiar muy relevantes a la hora de comprender los procesos cognitivos de los niños, como por ejemplo la educación de la madre, las condiciones barriables, etc. Las escuelas deben hacer esfuerzos tremendos por acabar con las desigualdades que surgen desde la cuna, y incluso enfrentarse al fenómeno del summer learning (el sistema educacional abandona a los estudiantes por casi tres mese al año, lo que ensancha las brechas). Yo no creo que esto sea ‘estigmatizar’, solo tomar consciencia de la realidad a la que nos enfrentamos.

    Mito 2: Escuelas particulares subvencionadas son mejores que las municipales.
    Efectivamente, la educación cobra una importancia fundamental en aquellos sectores en los cuales simplemente no existe oferta privada, o donde simplemente esta cuanta con escasos recursos.
    Medidas como los semáforos educativos solo van a castigar a este tipo de establecimientos, que deben lidiar con los alumnos más vulnerables.

    Mito 3: El Simce nos permite tener una fotografía de la calidad de la educación que entrega un establecimiento.
    Efectivamente es una fotografía, pero con muy mala resolución. Solo una evaluación que se realiza más de una vez en el tiempo puede dar cuenta del valor agregado que puede otorgar la escuela. Con el SIMCE solo se miden las brechas que se están dando desde la cuna, y no el cambio cualitativo que significa para un niño vulnerable el haber accedido a un sistema educativo.

    Mito 4: El Simce mide la calidad de las escuelas y liceos.
    El tema es qué entendemos por calidad, y qué buscamos con la educación. Para entender eso es interesante el trabajo de Juan Cassaus (ver http://www.mer.cl/modulos/catalogo/Paginas/2010/06/20/MERSTEE012RR2006.htm).
    Si lo que buscamos es que los estudiantes al final del sistema educativo logren responder a una evaluación estandarizada, deberíamos transformar las escuelas en pre-universitarios, y con ello bastaría: Si enseñamos a los alumnos técnicas para responder preguntas de respuesta múltiple, tendremos los mayores estándares de educación del mundo… pero la educación es más que eso.

    Mito 5: Exijo saber el puntaje Simce de mi hijo
    Efectivamente un padre podría exigir saber cómo le fue a su hijo, y así saber la posición relativa de su hijo respecto a su curso, su escuela, su comuna, su región, y hasta respecto a todos los alumno del país… pero la pregunta es ¿qué buscamos medir con el SIMCE? ¿Estamos evaluando escuelas, alumnos, o al sistema en general?
    Si un padre quiere saber cuánto aprende su hijo, basta con conversar con él o revisar su libreta de notas.

    Mito 6: Desde este año el Simce será público
    Eso te lo concedo, y por lo mismo del comentario anterior. Lo que importa del SIMCE es que es una medida compuesta respecto a los procesos educativos en general.

    En este mismo escenario, quienes más están innovando en estudios sociológicos sobre educación están por un lado estudiando el efecto del valor agregado del SIMCE, y por otro lado estudiando el efecto pares (variación intra y entre grupos). Del mismo modo, se está estudiando el verdadero rol del docente en todo este proceso.

    Yo creo que falta un Mito Más: LOS PADRES TOMAN LAS DESICIONES EN EDUCACIÓN INFORMADOS RESPECTO AL DESEMPEÑO EN MEDIDAS ESTANDARIZADAS COMO EL SIMCE, PSU E INGRESO A LA UNIVERSIDAD QUE LOGRAN LOS ESTABLECIMIENTOS.

    Y esto último da qué pensar…

    Saludos.

    • Pamela:

      Respecto a lo último, hace un par de semanas presencié la exposición de resultados preliminares de un estudio que está averiguando el tema de la información a los padres. Por ahora, mostraba una inamobilidad importante de los alumnos, y aquellos que se cambiaban de colegio no necesariamente se iban a uno con mejores resultados. Aún no efectuaban parte cualitativa del estudio para averiguar las razones del cambio, pero sospechaban que era más por cambio de domicilio o problemas económicos más que por calidad del establecimiento (salvo por casos emblemáticos como el Instituto Nacional).

      Por cierto, ¿podrías señalarme específicamente las tautologías en las que supuestamente caigo a las que haces referencia? Me interesa ver dónde estoy fallando.

      Gracias por los comentarios. Motivan a continuar con esto.

  6. Estimado, veo que te aproximas a análisis parciales del simce para entender la educación en Chile y principalmente en lo referido a la educación pública.
    Los mitos a los cuales haces referencia corresponden a juicios fundados o no, pero que busca entender y validar estos resultados con la posibilidad de optar a futuras oportunidades sociales, cual recompensa.
    Hoy más que ayer es altamente necesario agilizar los estamentos administrativos de la educación publica, no para mejorar simce o psu, sino para valorizarla por sobre las que buscan lucrar ante esta demanda social por educación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s